Conoce Esplugues

Una ciudad que te sorprenderá

Somos una ciudad inclusiva, sostenible e inteligente y te damos la bienvenida!


Esplugues está situada en el área metropolitana de Barcelona, en el llano del río Llobregat. Tiene una superficie de 4,60 km² y una altitud de 110 metros sobre el nivel del mar. Somos el término municipal más pequeño del Baix Llobregat.
Una ciudad con una economía diversificada y basada en los servicios, dispone de una actividad comercial con tradición y arraigo en la ciudad. Esplugues ha ido creciendo de la mano de sus ciudadanas y sus ciudadanos, puedes consultar los datos de población en la página Esplugues en cifras.

La intensa vida asociativa y los equipamientos culturales, cívicos y deportivos hacen de Esplugues un municipio con actividades para todos los públicos durante todo el año. Nuestra ciudad cuenta con un calendario cultural propio que entre todas y todos debemos cuidar y conservar.

Espacio Corberó

Disponemos de un patrimonio cultural único, con un casco antiguo de gran belleza que se vehicula por lugares mágicos, como la calle Montserrat y el Espai Corberó, y un pasado ceramista que divulgamos desde los Museos de Esplugues.

Una red de parques y jardines extendidos por toda la ciudad contribuyen a convertir Esplugues en un municipio verde.

La oferta gastronómica y de hoteles garantiza una estancia ideal en nuestra ciudad.

¿Dónde está Esplugues?

Geográficamente, el municipio toca los límites de la ciudad de Barcelona y de los municipios de Cornellà de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern y l’Hospitalet de Llobregat.

En Esplugues tenemos 10 barrios: Can Clota. Can Vidalet, Centre, Ciutat Diagonal, El Gall, Finestrelles, La Mallola, La Miranda, La Plana y Montesa. Cada barrio tiene su propia personalidad gracias a su historia, equipamientos, entidades y, por supuesto, sus vecinos y vecinas.

El territorio es accidentado, y se caracteriza por los distintos torrentes que atraviesan el municipio.
Geológicamente, el suelo es de composición principalmente caliza y arcillosa. Es un terreno muy permeable, que por acción de las aguas de lluvia, tiende a crear arroyos y torrentes, que daban lugar a la formación de cuevas o garcillas.
La topografía del municipio le dará su nombre actual. Esplugues del griego ‘spelugges’, significa “cueva”, “balma”, “caverna”, gruta o cavidad. latino vulgar es Spelunca/Speluncae. Parece ser que el territorio fue bautizado por la civilización romana, pero tampoco se ha encontrado ninguna fuente documental que lo recoja.

Se documentan diferentes grafías hasta el siglo XVII, lo que por influencia castellana empezamos a encontrar ‘Esplugas’ y más adelante ‘Esplugues’. El apelativo ‘de Llobregat’ hace referencia a la comarca, del Baix Llobregat, de la que forma parte desde 1982.

Nos encontramos dentro del Parque Natural de Collserola, donde destaca, la cima El Puig de Òssa, también conocida como la montaña de Sant Pere Màrtir, que tiene 399 metros de altitud. Puig d’Ossa corresponde al antiguo topónimo Monte de Ursa, que se encuentra documentado desde el año 986. El otro nombre de la montaña hace referencia a la ermita de San Pere Màrtir que se construyó en su cima en el siglo XVII. Esta ermita fue abandonada en 1792, cuando se transformó en una fortificación con la presencia de un destacamento militar, prácticamente desde la Guerra de Sucesión hasta la Guerra Civil Española. En la década de los 70 se instaló una torre de telecomunicaciones que la hace identificable desde gran parte de la metrópoli de Barcelona, sobre todo en la entrada o salida de Barcelona por la Diagonal, y que produce un impacto visual destacable en la sierra de Collserola.

¿Cuál es la historia de Esplugues?

Los íberos

Esplugues ha sido tradicionalmente un punto de enlace de caminos y carreteras entre la capital catalana y el resto de la comarca y el país. En la cima de la montaña de Sant Pere Màrtir se han encontrado restos de cerámica íbera, pero no se ha encontrado de momento ningún resto estructural.

Los romanos

Destaca un trozo de pared de la Torre de los Leones que nos habla de unos restos de una villa romana emplazada a orillas de la Vía Augusta, camino principal de comunicación que tendría Esplugues hasta la construcción de la carretera Real en el siglo XVIII.

La edad media

Esplugues de Llobregat se encuentra documentada desde el año 964, en un testamento, donde menciona casas, viñedos y huertas, sin aludir ningún núcleo de población. No será hasta el año 1096 cuando se hará una delimitación del territorio, registrando una decena de casas y una cincuentena de habitantes. De la Iglesia de entonces no queda ningún resto, pero sí podemos afirmar que era muy pequeña, románica y que tenía un pequeño campanario. Dedicada a Santa Maria Magdalena, fue consagrada en 1103 por el obispo Berenguer de Barcelona. En el siglo XII, la familia más importante era la de los Picalquers, con la mayoría de las propiedades del municipio, entre las que contaba el Castell de Picalquers, actual Torre dels Lleons.

Así pues, durante la edad media, Esplugues se articulaba en torno a dos núcleos: el de la Sagrera con la iglesia y varias masías alrededor, y, por otra parte, el núcleo del Raval, donde se encontraba el castillo, y el antiguo hostal.

El siglo XVIII-XIX

No será hasta el siglo XVIII, con la construcción de la Carretera Reial, que se desplaza el centro del pueblo en torno a esta nueva vía, haciendo perder relevancia el antiguo núcleo del Raval. Constancia de ello, es la construcción de un nuevo hostal (actual Casa de la Villa) y la proliferación de casitas de trabajadores/as a ambos lados de la carretera.

El siglo XX

Ya entrado el siglo XX, Esplugues dará el paso de pueblo a ciudad, sobre todo a partir de la década de los años 1950, que de los 5.000 habitantes pasa a 49.000 en 1990. La ciudad tuvo como base económica fundamental la agricultura.

Las primeras referencias industriales están ligadas a la cerámica y toda la producción del barro aprovechando la calidad arcillosa del suelo. Se documentan diferentes tejares, la más destacada la Fábrica de Cerámica Pujol y Bausis, hoy Museu de Ceràmica La Rajoleta.

En las últimas décadas, Esplugues ha pasado de ser un pueblo industrial a ser una ciudad de servicios.

Descubre más con la Ruta de la mà d’Esplugues

La ruta histórica de la mà d’Esplugues propone realizar un recorrido sorprendente en el tiempo y en el espacio de algunos rincones emblemáticos de nuestra ciudad

Noticias
relacionadas

Ver todas las noticias de:

Agenda
relacionadas

Ver todas las actividades de:

Equipamientos
relacionados

Ver todos los equipamientos de:

Servicios
relacionados

Ver todos los servicios de: